sábado, 31 de diciembre de 2016

Hoy necesito sangrar

Y necesito sangrar porque hoy no es un no día.
Un no día es un día donde no hay razones para llorar.
Hoy sí lloro y sangro porque las hay.

Porque ya no quiero más enfermedades cerca si no son la mía.

Lloro porque las hadas tristes no llegan y sigo en débil equilibrio sobre la mente que se acelera y no freno.

Lloro por ese hombre malo que entró en mi casa el 23 por la noche. Ese desconocido que de una patada abrió la puerta de mi casa,cerrada con llave.
Lloro por mí que limpió la sangre que ya traía desde la calle al día siguiente. Lloro por esas sábanas mías que yo tiré a la basura.

Lloro porque no tengo tiempo para ver a las personas que amo.

Lloro por despidos. Lloro por pobreza de los mios.

Lloro porque me gritan cada día,como siempre. Pero cada día en mi ahora me cuesta más.

Lloro porque por fin tengo sueño esta noche,porque cada noche me cuesta entrar.

Lloro porque tengo razones.
Y ojalá fuera un no día.

Los no días son ilusiones.

Las ilusiones no duelen tanto.

No hay comentarios: